Clavículas

Cómo decirte que eres dueño de todos mis precipicios.
Cómo explicarte que te has apropiado de mis miedos y los has conseguido guardar entre los huecos de tu clavícula
Cómo leerte cada verso, si tú ya vas por la quinta estrofa, sin haberte parado en ninguna coma y sin haberme dado tiempo a explicarte el argumento de mi vida.
Cómo hablarte de besos, si ya me has regalado todos los que tenías escondidos entre el vello de la piel.

Vámonos a ganarle el pulso a la vida.
Vámonos a hacer locuras, a cometer delitos, a recorrernos el mapa, saltarnos las normas. Vamos a romper con los miedos.
Vámonos corriendo de esta realidad de mierda, que ha conseguido contaminarnos el alma.
Vámonos a crear nuestra propia utopía, a dejarnos el aliento en cada beso,
 a correr hasta caer exhaustos. Vámonos a ver el mar.

Ven conmigo a deshacernos de la soledad y a convertirnos en musa. Ven joder, que aún no me ha dado tiempo a probarte del todo, Quiero conocer tus pros y tus contras, quiero acariciar tus lunares y que no me lleguen los dedos para contar las constelaciones que forman.

Y quiero decirte, bajito para que siga siendo secreto, que me iría contigo hasta al final del mundo.

Dicen que hay tantos mundos como labios, y yo digo que hay tantos mundos como vidas. Que la vida es demasiado corta, que ya estamos viviendo el segundo día y que sólo nos quedan veinticuatro horas más para intentar ser feliz.

Si lees un poco entre líneas, sabrás que esto es sólo una invitación a mi realidad. Que quiero verte todos los días al otro lado de la cama y jugar a enredarme en tu pelo e intentar arrancarte la risa a cada segundo.

Si supieses leer entre líneas, sabrías que quiero ver el mundo que escondes bajo los labios, que quiero hacerte y deshacerte el amor hasta terminar con un nudo en la garganta de tanto besarnos.

Si supieses leer entre líneas, sabrías que aún te estoy esperando.











Como decirte que siempre hay un fondo para el precipicio
Como explicarte que el miedo no es el sentimiento mas fuerte, y que este no se guarda sino en el pecho.
Como leerte cada verso si no necesito saber lo que dicen ni la primera ni la ultima; ni tampoco las comas, y si los puntos, y mas aun los finales. Y que no se el tuyo, pero el argumento de mi vida, es tu búsqueda. Y como podría hablarte de besos regalados, si ni siquiera ha pasado tu cumpleaños.
Para mi la vida no es rival digna, y si alguien dijo que estábamos locos, solo recordarle que las mejores personas lo están. Y que por un beso daría hasta mi ultimo aliento. Vamos a vernos.
Tu ocupas las que eran noches de soledad, y que me parta un rayo si no me ha dado tiempo suficiente a probarte, y compararte con el mejor plato del mejor restaurante. Tu ya conoces mis vicios y mis virtudes, y por ti viaje a la Luna sin tener naves, y di pasos de astronauta por cada uno de TUS lunares.
Y quiero responderte alto, porque es NUESTRO secreto, que el fin del mundo empieza donde termina tu sonrisa
Si dicen que hay tantos mundos como labios, yo les respondí que los tuyos diciendo mi nombre tienen que ser el mejor de todos. Y si la vida es corta, es para que disfrutemos cada segundo como si fuese el ultimo, y si nos quedan 24 horas, solo puedo decir que cada día puede ser extraordinario.
Si leyera entre lineas, me daría cuenta de que hay espacios, tan grandes como el que nos separa, o tan pequeños como el lunar de tu nariz. Si supiera leer entre lineas, me daría cuenta de que no son lineas sino arcos, y que juntos forman un corazón morado.
Si supiera leer entre lineas, te hubiera respondido todo esto, pero tengo que confesarte que no se leer entre lineas.


Comentarios

Poesía entrópica