Todavía tú.

Aún quedan restos de todo.

Aún me quedan universos grabados en la retina
y caricias que surcaban el precipicio.

Aún me quedan fotos,
sueños,
y versos, muchos versos.
Aún me quedan esos besos en el cuello que sólo sabía dar él,
la desvergüenza
y las promesas lunares.

Aún me quedan muchas cosas,
dentro y fuera,
amargas,
dulces,
insípidas
y estúpidas.

Aún me quedan canciones,
planes que no conseguimos hacer,
algún que otro miedo
y poemas,
muchos poemas que tratan sobre lo mismo de siempre.

Y aún me quedas tú en las heridas de la vida.
Dueles y escueces, por si no te habías dado cuenta.

Comentarios

  1. Cuantas cosas que quedan, y cuanto nos cuesta dejarlas ir, borrarlas de nuestras vidas.
    Un beso grande, precioso escrito!
    Fue un placer pasar por acá despues de tanto tiempo!

    bonjoursamy.blogspot.com.ar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias bonita. Es un placer contar con personas como tú que me leen.

      Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Poesía entrópica