.


Mientras yo
apretaba
el gatillo
y me moría, 
él conseguía
amar 
todos los puntos claves de mi clavícula. 

Comentarios

  1. Sigo pensando que hay que saber hacer magia para llegar tan dentro en tan pocas líneas. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre se ha dicho que los mejores perfumes se guardan en pequeños frascos.
      Supongo que lo mismo pasará con la poesía.

      Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Poesía entrópica