No vale la pena ni ponerle un título a esto.

Estoy a punto de hundirme.
Las situaciones me está sobrepasando y no sé que hacer. No sé como comportarme frente a ciertos hechos que me están destrozando.
De los 7 días que hay en la semana, me paso 6 intentando suavizar las vidas de otras personas. Aconsejo, ayudo y apoyo. A pesar de dedicar casi mi vida entera a eso, sigue habiendo gente que me importa y que no confía en mi. Más bien, que han dejado de hacerlo.
A pesar de intentar mejorar la vida de los que tengo alrededor,
a pesar de alejar voces,
miedos,
decepciones
y ganas de morir,
soy incapaz de hacer eso en mi propia casa.


Comentarios

Poesía entrópica