Un invierno contigo.

Echaba de menos el invierno,
el café caliente, 
las sábanas frías que están esperándome para tibiarse, 
las manos heladas y los dedos entumecidos, 
los pies fríos, 
el vaho, 
los dibujos en las ventanas 
y las incesantes e improvisadas lluvias. 
El petricor, 
los gorros de invierno,
las sudaderas, 
las nubes y la melancolía que siempre traen. 
Los amaneceres increibles, 
el arrebol que ruboriza el cielo,
las tardes en casa con mi propia banda sonora original, 
escribir, 
escribir,
y escribir hasta que se me cansen los dedos. 
Los abrazos que calientan, 
los domingo de películas, 
el melifluo sonido de cualquier poesía. 

Estaba esperando con muchas ansias este invierno, 
pero me he dado cuenta de que todo es mejor
si contigo acaba cada verso. 



Comentarios

Poesía entrópica