Acabas de irte...

Acabas de irte.
Me he quedado en la puerta de la entrada esperando a que volvieses.
Cuando me he dado cuenta de que no podías,
he corrido hacia la ventana para ver tus ojos una vez más.
Te juro que eran dos putas estrellas en mitad de esta noche.

Acabas de irte y ya siento soledad.
Una soledad fría que me abraza y coloca sus brazos justo donde estaban los tuyos,
una soledad manipuladora que me rompe y araña el corazón.

Acabas de irte
y no hay ni un momento en el que me sienta peor que ahora,
ahora,
que estoy en equilibrio entre la tristeza,
el vacío
y ese estado de euforia que siento cada vez que estoy en tu abrazo.

Acabas de irte y lo último que ha salido de mi boca es que lo siento,
y lo último que han dicho mis ojos es que te quiero.

Te quiero...
como si eso hiciese justicia a lo que está estallando dentro del pecho.

Comentarios

Poesía entrópica