Injusticia.

Estoy enfadada.
Estoy enfadada y parece que voy en contra de todo, en contra de todos.
Estoy enfadada y me resulta imposible cohibir mi furia, mi ira.
Estoy enfadada con la injusticia.
Si buscamos injusticia en el diccionario nos sale el mundo, porque toda esta mierda en la que estamos viviendo no es otra cosa que el reflejo de la palabra injusticia.

Callada, así me quieren.
Callada, atada y sumisa, como si no pudiera pensar por mi misma. No dejan de decirme que como estudiante no tengo derecho a huelga, no tengo derecho a beca, no tengo derecho a faltar, no tengo derecho a la universidad, no tengo derecho a tener un mal día. Pero ey, eso si. Obligaciones por todos lados. Tengo la obligación de llevar todo al día, de estudiar esa asignatura que no me gusta, de estudiar por las tardes durante semanas y semanas, de presentarme a los exámenes, de entregar los ejercicios a tiempo. Tengo la obligación de sacar una nota aceptable en selectividad para poder optar a un futuro aceptable, ¿Y de verdad me quieren hacer creer que no puedo hacer huelga? ¿Que como no trabajo no puedo denunciar las injusticias y los derechos que me han ido quitando poco a poco?
¿De verdad siguen esperando a que me quede callada después de todo lo que han visto estos ojos?

Injusticia, injusticia por todas partes. Injusticias en los telediarios, en la sociedad, en el gobierno, en las decisiones de éste.

Algo falla en el sistema español cuando un partido no puede expulsar a un diputado del congreso, aunque haya robado millones de euros al pueblo español. Unos muy ricos, otros muy pobres y conformismo por todas partes.

¿De verdad que no os dais cuenta? ¿No veis que están comiendo encima de vuestras espaldas? ¿No veis que todos sus palacios de mierda están construido sobre nuestro trabajo?
Y nos estamos separando. Nos están separando.
Que pelean por la unidad del país dicen, si lo que les conviene es que estemos disgregados, que nos odiemos unos a otros, que veamos nuestras diferencias antes que nuestros parecidos. Así es más difícil que un pueblo se junte en contra de una causa común.

Y cada día nos cuesta más unirnos, salir a las calles y luchar contra las injusticias.
Utopía es una palabra preciosa, pero no debería estar en boca de nadie, Todo se puede lograr si estamos unidos, si movéis el culo de vuestro sofá, dejáis de quejaros sobre el sistema de España y salís a la calle a gritar conmigo.

Estoy enfadada, enfadada de verdad. Tengo motivos para estarlo, igual que tú que estás leyendo esto.
Estoy harta de que me digan que las cosas son imposibles.

¿Qué no podemos cambiar el sistema? Já. Que esperen, que esperen tranquilos los políticos. Cuando menos se lo esperen verán al pueblo enfurecido tomar armas y luchar contra ellos.

A ver quién gana.

Comentarios

Poesía entrópica