Se supone que ya no somos 
pero yo no puedo dejar de pensar en lo que hemos sido. 

Hemos sido Madrid,
Berlín,
Bilbao.
Hemos sido esos amigos que se querían desde un principio,
y la pareja del año dos años consecutivos.
Hemos sido la arena de la playa entre los dedos,
las ganas de besarnos en medio del mar, como si nadie nos viese,
y las caricias por debajo de la ropa que han erizado más sentimientos que verdades.

Hemos sido tardes de películas que no sé de qué trataban,
viernes de comer en mi casa,
y sábados de cenar en la tuya.

Hemos sido canciones cantadas a viva voz,
susurradas al oído,
llorando, riendo y follando,
y hemos sido canciones que ahora duelen más que nunca.

Hemos sido de ponernos cachondos a las 2 de la mañana,
de besarnos cuando el resto del mundo se iba destruyendo,
de abrazos por la espalda,
y de tardes de sexo en la cocina.

Juntos hemos sido las esquinas de una estrella,
y esos rayos de luna que se colaban por la persiana del hotel.
Hemos sido duchas en las que lo que menos importaba era el acto en sí de ducharse,
y paseos donde tu mano era la cosa más bonita que habían tocado mis dedos.

Hemos sido tantas cosas
y tantas que nos han faltado por ser.

Cada día se cruza un recuerdo por mis ojos,
y se queda con las fuerzas y las ganas de salir de la cama.
Cada día se cruza un recuerdo por mis ojos,
y yo no puedo dejar de pensar en todo eso que hemos sido, 
pero que ya no somos.




P.D: esta era una de las canciones que hemos sido. Hoy ha sonado en mi habitación, te he sentido muy cerca pero a la vez muy, muy lejos. Ya no somos, pero no te olvides de todo lo que hemos sido.


Cuando tenga valor
diré que tengo miedo de vivir sin saber como suena un te quiero. 

Somos todo lo que cada noche he soñado contigo. 


Comentarios

  1. Hay canciones que se clavan y que inevitablemente nos transportan a lo que fuimos.

    Salud y besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedo intentar olvidarme de él o borrar todas las canciones que me traen su recuerdo, y no sé que es más dificil.

      Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Poesía entrópica