~Decisión~

Ya dije en un momento que los pájaros son los únicos seres vivos que alcanzan a rozar la libertad.
Sin embargo, la poca libertad que me ha sido otorgada está en mis manos, y soy la responsable de llevarla como mejor pueda.
Voy a intentar no brindarle a nadie más mi vida, dejando en sus manos, en sus labios o en su cuello la capacidad de decidir cómo voy a estar.
Puede que necesite ser más fría y dejar a un lado las confianzas. Dejar en el cajón de los recuerdos el cariño que pueda otorgarle a alguien que realmente se lo merezca.
No voy a negaros una vana conversación, pero
limitaré mis palabras por las posibles consecuencias que me traigan, y mantendré a raya mi imaginación, para evitar caer desde la cima sin el paracaídas puesto.
La libertad que aún tengo, la capacidad de decidir hacia donde van los latidos de mi corazón y la fuerza que puede transmitir mi mirada son cosas que aún me pertenecen.
No te la daré de buenas a primeras.

Comentarios

  1. Las llaves se ganan, no se regalan :-)

    Cuando sufro por algo que no puedo controlar siempre pienso "La felicidad de uno mismo es demasiado importante como para dejarla en manos de los demás" y me ayuda a pensar sí realmente estoy dejando en manos de otros lo que debería manejar yo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Pero si no te das cuenta? ¿Qué haces en el momento en el que esa persona se va con tu sonrisa guardada? Y te das cuenta que es demasiado tarde recuperar esa felicidad que ya no es tuya, si no suya.

      ¿Qué haces? ¿Seguir como si nada?

      Eliminar
  2. No me deja volverte a responder, así que abro nuevo comentario.

    La sonrisa siempre sale de dentro, aunque creas que se la has regalado a otra persona la llevas dentro, sólo necesitas que vuelva a salir.

    Nunca se puede seguir como si nada pero del dolor se aprende. Lo que no nos mata nos fortalece, que diría Nietzsche

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Poesía entrópica